No se maldice lo que se bendice.

Ya finaliza el 2018,año que me enseñó más que ninguno otro.

Ciertamente si bendije una corona, no podría nunca hacerle maldiciones, pero eso sólo depende de mí, de mis convicciones y principios.

Este fin de año lo más grande que aprendí es a mejor callarme y ya no decir más nada.

Este año yemaya trajo a mi casa 4 coronas😍, y con eso me reafirmó su bendición y su decisión de que mi camino es laborar en la religión ❤️, haciendo el bien, sin mirar a quien.

Agradezco a todos los que han estado presente para ayudarme y deseo que el 2019 les beneficie con un entorno lleno de verdad y de sinceridad, adornado con salud, salud y más salud!

Bendiciones mayores y menores olorisas, babaloshas, iyaloshas, oluos, iyaboses y aleyos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close