Madres en Nganga. (Tomado de Sociedad de Afrodescendientes Konga de México)

MADRE NGANGA

Para la mujer, fuente universal de la vida, eje de la familia, las Reglas de Palo Monte, como muchas religiones así llamadas primitivas, tienen una serie de reservas y de exclusiones en sus ritos sacromágicos. Llamadas ndumbas, y de acuerdo con su jerarquía, Madres, Yayis o madrinas, ocupan un lugar secundario, no protagónico, en los ritos más importantes: la elaboración de las prendas o ngangas, las ceremonias de iniciación y la matanza de animales de cuatro patas. Es éste un fenómeno conocido y sufrido por mujeres de todo el mundo, que profesan cualquier religión, que parece querer aislar a la mujer de las prácticas que involucran, en gran medida, al mundo interior, a la espiritualidad.

A la Yaya o Madre Nganga le está prohibida la acción de rayar, de iniciar a un neofito. Esto está reservado para el tata o, en su defecto, a su bakonfula (confianza del nkisi). El sacrificio de animales de cuatro patas -y, en casas ortodoxas, inclusive de animales de plumas- les está vedado, así como el montaje de una prenda. Ambos ritos están reservados para los hombres, y para los mayores de esta rama religiosa.

Ya son motivo de leyendas tres famosas Madres Ngangas: Manga Saya, Ña Filomena y Ña Secundina. La primera fue una conocida cimarrona de la zona del central «Orozco» y las dos últimas lo fueron en Matanzas, donde hubo notables concentraciones de esclavos traídos del Congo y Angola.

Manga Saya, esclava de las plantaciones del central «Orozco», fue famosa por su belleza, su porte de reina y sus vastos conocimientos de las propiedades curativas de las hierbas. Era codiciada por amos y esclavos. Y el mayoral, quien tampoco la dejaba en paz, decidió darle un castigo, ya que sus requerimientos amorosos no daban resultado, y la condenó a un bocabajo público. Los negros quisieron también ser víctimas de este trato injurioso dado a su preferida, y escondidos, tramaron su huida a la loma del Cuzco, lugar donde se refugiaban numerosos apalencados. Manga Saya logró escapar y huir por bosques y montañas, ríos y arroyuelos y se radicó en el palenque de la loma del Cuzco. Allí también había encontrado santuario un gran cimarrón llamado Juan Gangá, quien dejó su nombre impreso en esas lomas cerca del pueblo de Candelaria. Ella y Juan Gangá hicieron curas tan milagrosas por medio de las hierbas preparadas con el agua cristalina de los arroyos, que grande llegó a ser su fama y popularidad: hasta los rancheadores tenían temor de adentrarse en la zona de operaciones de ambos. No obstante, les remitían enfermos desahuciados, sobre todo a los que perdían la razón, ya que Manga Saya y Juan Gangá tenían forma de curarlos, valiéndose de las propiedades de las ceibas y los efectos del sol y la luna.

Veamos quiénes eran las no menos famosas Ña Filomena y Ña Secundina. Desde su Congo natal estas dos robustas mujeres fueron traídas como esclavas al ingenio «Santa Amalia», fundado en 1853 en el pueblo de Cimarrones, muy famoso por ser sus bosques circundantes amparo para esclavos huidos. El pueblo de Cimarrones (actual «Carlos Rojas» en la provincia de Matanzas) fue fundado en 1765 y desde su fundación, a la orilla del camino real de La Habana a Santiago de Cuba, se hizo famoso por su población esclava que practicaba curas milagrosas por medio de las hierbas y hojas recogidas en esta fértil zona. De estas mujeres de mediados del siglo XIX dicen las leyendas que devolvieron la vida a hombres a quienes se daban por muertos, dedicándoles noches de rezos en lengua, de despojos y de órdenes para hacerlos regresar a la vida terrenal.

Estas historias corren de padres a hijos y dan por ciertas las dotes curativas y de resurrección de Ña Filomena y Ña Secundina, dos grandes Madres Ngangas cuyas prendas fueron elaboradas por ellas mismas, a la usanza de su Congo natal.

Rindamos merecido homenaje a estas mujeres que trajeron sus ritos sacromágicos y les dieron raíces en nuestra tierra del Caribe, dejando atrás el resentimiento producido por su condición de esclavas y de mujeres marginadas en las distintas manifestaciones religiosas afrocubanas.

2 comentarios en “Madres en Nganga. (Tomado de Sociedad de Afrodescendientes Konga de México)

  1. Buenas tardes. Mi padrino es palero y santero tiene coronado chango y el me entregó elegua los guerreros y eshu y a mi me va muy bien mi elegua me a dado pruebas que camina conmigo. No he podido hacer la mano de orula porque los babalaos que he llamado me dicen que tengo que coger nuevos guerreros , elegua y eshu y yo lo único que quiero es que me digan el ángel de la guarda.
    Sent from my iPhone
    >

    1. Natividad de los Mares 8 marzo, 2022 — 8:57 AM

      Por la humildad de mi conocimiento, hasta donde sé, al recibir Orula, como ud tiene guerreros de santero, recibiría eshu y Orula.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close